¿»Zorra» no es un insulto? ¡¡¡!!!

Actualizado el 04 octubre 2011 por Justa

Una sentencia de la AP de Murcia sostiene que \»zorra\» no es un insulto

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Comentarios enviados (5)

  1. Pablo Herrera García dice:

    Es curioso ver como, a pesar de los tiempos que corren, sigue habiendo jueces dispuestos a dictar sentencias, cuanto menos polémicas, acerca de la violencia de género o violencia contra la mujer. En este caso, una aparente violencia verbal es la que crea la discusión.
    Personalmente, considero legítima la defensa del acusado al quererse excusar en la semántica y los términos lingüísticos para evadir su posible responsabilidad penal. En cualquier caso, resulta extraño referirse de tal modo y con tales fines… permítanme la expresión pero desconozco a alguien que llame «cabrón» a otro para significarle que se parece a una «cabra grande».

    No obstante, no es este el interés de mi crítica. Quisiera manifestar el estupor que me causa observar el tratamiento que tal noticia ha recibido en los medios de comunicación. Parece estar enfocada la noticia a pintar al juez como presunto maltratador por el hecho de haber dictado una sentencia, llamémosla, impopular.

    La imagen de desamparo y desatención que se crea en la sociedad hacia la mujer no es permisible. Se entra en el campo de la generalización, considerando que existe una conspiración judicial contra la mujer o con el argumento de grupos feministas que encuentran un filón para manifestarse en contra de los jueces, del sistema o vaya usted a saber por qué.

    El generalizar y los simplismos nos hacen flaco favor; menos aún a la mujer.
    Quizá esta sentencia sólo sea la excepción que confirma la regla del proteccionismo, en ocasiones excesivo, que vive la lacra de la violencia sobre la mujer.

    Pablo Herrera

  2. Justa dice:

    Gracias, Pablo, por tu comentario. Tras leer la sentencia, creo que no estamos ante una aparente violencia verbal sino, desgraciadamente, ante un caso más de violencia de género, continuada en el tiempo, porque el maltratador ya tenía antecedentes por los mismos hechos. Resulta grotesco, ofensivo y denigrante para la víctima y para cualquier mujer y, en general, para toda persona con sentido común, tratar de negar lo evidente: llamar «zorra» a una mujer no es, precisamente, piropearla. En cualquier rincón de España (y Latinoamérica, seguramente) y para cualquier ser humano, del nivel cultural que sea, «zorra» puede ser sinónimo de «astuta», pero, sobre todo, de otra cosa que rima con «astuta». Decir, como hace el juez Del Olmo en la sentencia comentada, que «la expresión «zorra» (…) no se utilizó por el acusado en términos de menosprecio o insulto, sino como descripción de un animal que debe actuar con especial precaución, a fin de detectar riesgos contra el mismo», causaría hilaridad, por lo rebuscado del planteamiento, si no fuera porque antes causa indignación y rechazo. Eso es tomar a guasa el sufrimiento de muchas mujeres, es vejar y humillar aún más a la víctima, es reírle la «gracia» al maltratador y tomar por tontos a todos los ciudadanos.

    Estoy de acuerdo contigo en que, a menudo, los jueces se exponen a críticas acerbas, no siempre justificadas, si dictan una sentencia políticamente incorrecta. Pero, en este caso, creo que las críticas son más que merecidas porque el planteamiento del juez ofende la dignidad de la mujer y atenta al sentido común. La sentencia me resulta enormemente criticable, no sólo por no considerar que llamar «zorra» a una mujer es injuriarla, sino porque califica como amenazas leves decirle a la víctima que «la vería en el cementerio, en una caja de pino». Si eso es una falta de amenazas leves…, muchas mujeres siguen estando en peligro con planteamientos (que no razonamientos) de este tipo.

    Quizás la Ley Integral peca de proteccionismo en ocasiones. Por eso, hay que apelar al buen criterio de los jueces. Con sentencias así, me ratifico en que las mujeres siguen necesitando protección frente a los malos tratos y frente a jueces que no son capaces de verlos, por evidentes que sean. Y lo digo con la misma convicción con la que he criticado las sombras de la Ley Integral y sus defectos, que los tiene.

  3. Mariano dice:

    Siento discrepar. Se podrá discutir mucho, todo lo que se quiera sobre esa sentencia, pero lo que es cierto es que en ese contexto no se utilizaba la palabra «zorra» como símil de meretriz.

    Si mal no recuerdo, las palabras del señor fueron algo así como: «dile a tu madre que va a tener que andar como las zorras, mirando a todas las ventanas, porque voy a ir detrás de ella». Yo, ahí, no veo que el uso del vocablo «zorra» sea denostante. Diga lo que diga la LVG, la acusación, o cualquier otra persona. Sobre todo, porque no lo dice.

    Otro tema muy diferente es sobre las amenazas. Creo recordar que también hubo unas amenazas de muerte contra la señora, y al final todo quedó en una falta. En eso no puedo estar de acuerdo, sinceramente. Pero sobre el quid de la cuestión, el tema que levantó controversia, sobre la dichosa mención a ese animalito tan bonito, creo que el juez actuó correctamente. Y para mí, lo demás son sacar cosas de contexto y magnificar situaciones.

  4. Mariano dice:

    Con discrepar me refería al trato dado en la prensa a los hechos, no a los comentarios anteriores 😉

  5. Justa dice:

    Agradezco tu comentario, Mariano, y tu valentía en defender posturas políticamente incorrectas. Sabes que he criticado en más de una ocasión la Ley Integral y que no me caracterizo tampoco por defender la corrección política, pero me he leído la sentencia un par de veces porque no daba crédito a lo que estaba leyendo. Para mí no hay duda de lo que quiso decir el agresor cuando llamó «zorra» a su mujer, en un contexto clarísimo de malos tratos reiterados. Todos sabemos que hay insultos alusivos a animales que no son inocentes y que a nadie le hace gracia recibirlos. Que no nos hagan la noche día: «zorra» es «zorra» se mire por donde se mire. Y, si no, pensemos qué cara pondríamos y cómo nos sentaría que llamaran «zorra» a cualquier mujer de nuestro entorno, a cualquier mujer que lea esto o a cualquier hombre que sea capaz de ponerse en la piel de una mujer.

Deja tu comentario

Advertise Here
Advertise Here

Sitios recomendados